• Comunicación KrearT

La Premio Nobel de Química 2020, Jennifer A. Doudna, publica el libro Una grieta en la creación.

«El futuro está en nuestras manos como nunca lo había estado,

y ningún libro explica lo que está en juego tan bien como éste.»

George Lucas


Durante miles de millones de años, la evolución de la vida en la Tierra discurrió de acuerdo con la teoría de la evolución de Darwin. Hoy, gracias a la tecnología CRISPR, la ciencia nos brinda la oportunidad de poner este proceso fundamental bajo nuestro control.

Mediante este descubrimiento transformador podemos aprender a editar el genoma humano, introduciendo cambios heredables en nuestro ADN que abren la posibilidad de erradicar el VIH, numerosas enfermedades genéticas e incluso ciertos tipos de cáncer, pero también traen de su mano numerosos fantasmas que despiertan nuevos dilemas éticos a la investigación científica.


Una grieta en la creación (Alianza, 2020) proporciona una mirada al interior de una de las revoluciones científicas más fascinantes de la historia de la humanidad de la mano de dos de sus más directos protagonistas.

Jennifer A. Doudna, ganadora del  con el Premio Nobel de Química 2020, y principal artífice de la creación de la herramienta CRISPR, y Samuel H. Sternberg presentan una historia del desarrollo de esta poderosa tecnología biológica al tiempo que explican su funcionamiento al público no especializado, sin dejar nunca de lado su responsabilidad científica al mirar al futuro para afrontar las principales cuestiones éticas despertadas por sus posibles derivas.


El descubrimiento de las genetistas galardonadas con el Premio Nobel de Química 2020, Jennifer A. Doudna (Estados Unidos) y Emmanuelle Charpentier (Francia), “contribuye a desarrollar nuevas terapias contra el cáncer y puede hacer realidad el sueño de curar enfermedades hereditarias”, subrayó el jurado de la Academia Sueca en Estocolmo. 


Se trata de un avance indiscutible, las tijeras genéticas han revolucionado las ciencias de la vida molecular, han brindado nuevas oportunidades para el fitomejoramiento, están contribuyendo a innovadoras terapias contra el cáncer y pueden hacer realidad el sueño de curar las enfermedades hereditarias. Utilizándolas, los investigadores pueden cambiar el ADN de animales, plantas y microorganismos con una precisión extremadamente alta.